ESMALTES

El esmalte es una mezcla que produce una capa que se vitrifica en el horno y proporciona a la arcilla un acabado pulido y vítreo.


Requiere tres componentes básicos: fundente para bajar el punto de fusión de la mezcla, sílice que forma el vidrio y albumina que aporta viscosidad, grosor y estabilidad. Los diferentes colores se deben a los diferentes óxidos metálicos: cobalto azul, cobre verde, hierro rojo y marrón, estaño blanco, antimonio amarillo, manganeso purpura,......


Los ingredientes secos se mezclan con agua, relación standard de 60% polvo por 40% agua, si bien dependiendo del tipo de esmalte podremos variar esta proporción. Por ejemplo, para bañar piezas por inmersión podremos ajustar en torno a 50% los porcentajes. Se filtra para retirar los grumos.


Se puede aplicar por pulverización, necesita más agua, verter el esmalte sobre la pieza, girarla y recoger el exceso en cubo, sumergir la pieza en esmalte sosteniéndola con pinzas, con pincel, con un trapo, etc.


La superficie en contacto con el horno debe estar limpia de esmalte para evitar que se funda entre sí, y quede pegada a la bandeja.


Puede aplicarse sobre la arcilla en crudo, pero habitualmente se aplica con la pieza bizcochada antes de poner el esmalte.


Las temperaturas de cocción varían con cada tipo de esmalte. Adjunto más información sobre los diferentes esmaltes, indicando: Tipo, Color, Temperatura de cocción, Datos técnicos, Característica y Aplicaciones.

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now